18 ene. 2016

Ubuntu en los portátiles de la Junta de Andalucía

Pues ya puestos de nuevo en este año 2016 y preparando algo que hacer, lo he encontrado en los portátiles que otorgo la Consejería de Educación a principios de los cursos escolares 2009/2010, dentro del proyecto Escuela TIC 2.0 y del que, por lo menos en lo que he buscado, ya no se ha vuelto a saber nada después de ser retirada la financiación estatal.
Lo que si he encontrado son demasiados portátiles a la venta en anuncios por la red como equipos de 2ª mano. Una pena, y más sabiendo de iniciativas como las que realizamos en la Oficina de Software Libre de la Universidad de Granada OSL como el reciclaje y aprovechamiento de equipos considerados obsoletos por el voraz crecimiento de los elementos físicos del Hardware y las peticiones de un Software nuevo que pide a gritos mayor consumo de esos recursos físicos.



Desde hace unos días que lanzamos esta iniciativa de aprovechar los ultraportátiles de la Junta y solo han traído un portátil. Espero que a lo largo de esta semana traigan alguno más. La verdad es que ha quedado muy bien, le he instalado Ubuntu 14.04.3 LTS con Gnome-classic y un Docky como lanzador de aplicaciones por la barra inferior.
Se da un caso a la hora de instalar una distribución de GNU/Linux, por lo menos me ha sucedido al instalar Ubuntu. Cambie el arranque en la BIOS  con la tecla F2




para que iniciará desde el USB que llevaba con Ubuntu, pero justo al comienzo saltaba con el siguiente error:
error setting up gfxboot
tenía toda la pinta de ser por la resolución del propio portátil. Lo que hice fue escribir al final del pront Help y ya me salieron diferentes opciones a realizar, pues no hay que realizar nada más, sólo dejar que inicie normalmente pasado el tiempo que da para marcar alguna de esas opciones.
Recalcar que con Linux Mint no me sucedía esto en el arranque y se podía instalar de primeras sin problemas, pero no deje esa distribución con Cinnamon porque iba muy ralentizado el sistema.

Otra cosa importante de estos portátiles es que se les puede aumentar la memoria RAM a 2GB y sacarles un buen rendimiento a cualquier distribución GNU/Linux que se le instale, solo teniendo en cuenta que funcionará mejor con una distribución bien optimizada y configurada. Pero bueno, en esto último te podemos ayudar desinteresadamente desde la Oficina de Software Libre OSL.

Después de publicar este post, he encontrado la siguiente noticia sobre el nuevo gasto de la Junta de Andalucía, esta vez para tablets y a estudiantes de 6º de Primaria:
elmundo.es




6 ene. 2016

Pasadas otras fiestas

Ya en el día de Reyes, esos que dicen que traen regalos, carbones y cosas para cambiar al día siguiente, toca su fin otras fiestas navideñas. Y ya van 50 desde que me trajeron por estos andurriales, un frío 9 de Enero de 1965, se que hizo mucho frío por mis padres y supongo que porque era Invierno.

Estas fiestas han sido distintas a otras que he pasado desde que resido en Granada. Lo primero es que mi hija Yadira ya tiene 18 años y se fue a pasar la Navidad a Barcelona, no sin antes dejar su voto por correo, que una cosa son las fiestas y otra la responsabilidad. Bueno, es que también le hacía mucha ilusión elegir con su voto a uno u otro. Sigue sin decirme a quién ha votado, aunque deduzco que fueron los mismos a los que yo he votado, o no.

Pasamos las fiestas Luisa, Guantes y nuestro nuevo miembro, Azrael, que ha traído alegría y distracción a raudales. Saltando de aquí para allá, arañándolo todo y dando bocaos a la vez que lametones, sin saber nunca que va a ser, algo así como el truco o trato de Halloween. Por esto hago hincapié en que han sido unas fiestas únicas y distintas a otros años.

Ha habido días en los cuales me he sentido abstraído de la realidad, en las que mi mente me llevaba a otra época y lugar. Me he acordado mucho de cuando era un niño, de las fiestas familiares en las que no cabía ni un alfiler. Fiestas y épocas en las que no te tenías que preocupar, nada más que de comer y pasarlo bien. En las que se cantaba y rascaba la botella de Anís El Mono, las panderetas y la algarabía de los críos corriendo de un lado a otro. De los cristales con vaho chorreteando gotas y en las que se dibujaba o escribía lo que a uno le daba la gana. La de los calcetines la víspera de Reyes, la de levantarse con un chocolate calentico y ruedas de churros. Las de no madrugar y remolonear en la cama hasta dejarla echa un nudo. Dónde la nochebuena era una fiesta hasta altas horas de la madrugada y en la que no había regalos por la mañana.

Sí, me he sentido distinto. He repasado mi vida como en una novela por capítulos. He llorado y he reído, me he entristecido y a la vez me he sentido dichoso de estar vivo, de ser como soy, de mi familia, de mis amigos, de mis animales. De estar dónde estoy, del ahora. De haber estado "pululando" en el pasado, de los recuerdos, de las vivencias, de los que no están y de los que siguen aquí. De lo perdido y lo ganado, de lo que pudo ser y de lo que ha sido.

Dedicado a él, al pasado.